“EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO”

71b13ph3cjL.jpgTítulo: “El sueño de una noche de verano”
Autor: William Shakespeare
Número de páginas: 320
Publicación original: Entre 1594 y 1597.
Fuente: Comprado.
Puntuación: 5 / 5

Sinopsis:

En una noche de verano, cuatro desdichados enamorados vagan por un bosque en las cercanías de la ciudad de Atenas. Ninguno de ellos se imagina que se encuentran en las tierras mágicas de Oberón, rey de los silfos, y de su orgullosa reina Titania. En el sitio pululan las hadas y los duendes. Uno de ellos, el desfachatado Robín encanta a los personajes con una mágica flor roja. Así comienza un turbulento embrollo pleno de bromas y hechicerías…

¡ATENCIÓN! ¡LA RESEÑA PUEDE CONTENER SPOILERS!

“El sueño de una noche de verano” es mi obra preferida de Shakespeare (al menos de las que llevo leídas, aún me quedan por leer unas cuantas) y hay poco que pueda añadir yo a esta obra que no haya sido dicho ya.

No voy a entrar en análisis de la obra teatral, porque eso ya lo han hecho millones de críticos. Lo que voy a hacer es explicar el por qué me gusta tanto esta historia.

Para empezar, el tema de la fantasía es algo que me encanta, así que eso es un punto a favor que tiene el “El sueño de una noche de verano”. Pero lo que de verdad me gusta es el humor que caracteriza a esta obra y la manera en la que está planteada.

Aunque es cierto que los personajes son bastante planos, también es verdad que es imposible no encariñarte con ellos de alguna manera por diferentes motivos. Quizá sea el hecho de que, al ser una obra teatral, cada uno se imagina a los personajes de una manera o escucha los diálogos de distinta forma en su mente. Yo voy a decir cómo me imagino yo a algunos:

Helena:

Helena es uno de mis personajes preferidos de la obra. Desde que leí la obra por primera vez supe que algún día yo tenía que interpretar ese personaje. ¿Por qué? Porque me parece una chica muy moderna para su época y creo que sus diálogos, aunque pueden interpretarse de manera cómica, también reflejan el papel de las mujeres en esa época. Ella quiere luchar por el amor de Demetrio pero, al ser una mujer, no puede hacerlo:

“¡Demetrio, por Dios! Tus agravios deshonran mi feminidad. No luchamos por amor, como los hombres. Pues son ellos quienes han de cortejar”

Aunque Helena acosa (sí, acosa literalmente) a Demetrio, luego el karma quiere darle de su propia medicina y se ve acosada, no sólo por Demetrio, sino también por Lisandro. Es la situación general que vive Helena la que hace que sea un personaje que me guste tanto.

Fondón:

Fondón es otro de mis personajes preferidos y quizá sea el que más me ha hecho reír todas las veces que he leído la obra. Es un personaje tan “inocente” o “bonachón” que en ningún momento se da cuenta de que en realidad la mayoría de las veces hace un poco el ridículo. Además, toda la situación que rodea a Fondón es surrealista. Aunque pocos personajes (prácticamente ninguno) sufren una transformación personal en la obra (quizá el único que la sufre es Demetrio), Fondón sufre una transformación física al ser convertido en asno. ¿Le afecta esto más adelante en la obra? Pues no.

Demetrio:

Demetrio no es que sea de mis personajes preferidos de la obra, pero sí es cierto que quiero mencionarlo porque, como ya adelantaba arriba, es el único personaje que sufre una evolución personal a lo largo de la historia. ¿La parte “negativa”? Que ese cambio es debido a la magia. Demetrio acaba enamorándose de Helena porque la magia “lo obliga” a que se enamore. Entonces, ¿está realmente bien el hecho de que Demetrio se vea “forzado” a amar a Helena? Mirándolo desde el punto de vista del lector sí, ya que acaba con el problema del triángulo amoroso y le da un final feliz a la pobre Helena. Desde el punto de vista no lector, no tanto. A mí no me gustaría “enamorarme” de alguien porque algún tipo de magia me haya obligado a hacerlo… Pero aun así, hay una frase de Demetrio casi al final de la obra en la que confiesa que no sabe por qué motivo ahora ama a Helena, pero está conforme y satisfecho con ese cambio. Así que si está conforme, ¡perfecto todo!

Lisandro:

6924424.jpg

Lisandro tampoco es de mis personajes favoritos (bueno, cuando insulta a Hermia sí que me río mucho con él jajajaja), pero quería mencionarlo porque es un personaje que a mí me recuerda muchísimo a Romeo (no olvidemos que “Romeo y Julieta” y “El sueño de una noche de verano” fueron escritas más o menos por la misma época y que en “El sueño de una noche de verano” hay un gran guiño a “Romeo y Julieta” al interpretar la obra de “Píramo y Tisbe”). Así que me pareció curioso el paralelismo que encontré entre la manera de hablar y de actuar de ambos (Romeo se quiere escapar con Julieta vs Lisandro se quiere escapar con Hermia; ambos tienen formas de hablar casi idénticas excepto cuando Lisandro está bajo la influencia de la magia, etc).

De los demás personajes tengo poco que mencionar. Hermia es uno de los personajes más planos de toda la obra (desde mi punto de vista); de Oberón y Titania tampoco tengo mucho que añadir; y Robin, aunque para muchos lectores es su personaje favorito, a mí no me ha llamado nunca demasiado la atención (a ver, sé que él es el que lía todo el petate de alguna manera, pero estoy hablando como gusto personal), así que tampoco tengo nada interesante que decir de él.

En fin, ¿recomiendo esta obra de Shakespeare? La verdad es que yo recomiendo cualquier obra de Shakespeare porque a mí me encantan sus historias; pero especialmente recomiendo esta porque os hará pasar muy buen rato.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s