“El violín negro”

el-violin-negro-9788484835233.jpg

Título: El violín negro.
Autor: Sandra Andrés Belenguer.
Número de páginas: 448
Publicación original: Noviembre de 2009
Fuente: Comprado.
Puntuación: 3 / 5


Sinopsis:

“Hace cien años, unos obreros descubrieron en los subterráneos de la Ópera Garnier de París una sala elegantemente amueblada. Contenía las composiciones e instrumentos del legendario Fantasma de la Ópera, pertenencias que no tardaron en perderse en anticuarios de la ciudad.

Ahora, un siglo después, la joven Christelle debe averiguar cuál es el secreto del violín que llega a sus manos, el por qué de la música esotérica que engendran las cuerdas y cómo puede devolvérselo al dueño original antes de que su influjo la destruya. Para ello cuenta con la ayuda de Kyriel, un misterioso joven que sabe más de la leyenda lo que quiere reconocer. Juntos viajarán al corazón de París, con sus edificios emblemáticos y catacumbas pestilentes, todo para llegar a la verdad del Fantasma de la Ópera. El secreto está en su violín…”

¡¡RESEÑA LIBRE DE SPOILERS!!

Empecé a leer este libro con muchísimas expectativas, ya que “El fantasma de la ópera” es mi clásico favorito y al final he tenido una relación amor-odio con esta historia. Ha habido cosas que me han gustado bastante, pero también otras que he odiado.

Voy a hablar primero de las cosas que no me han gustado:

–La historia es muy, muy, muy, muy, pero muy previsible. No hubo nada de ella que me sorprendiera, para ser sincera. Todo lo veía ya venir desde mucho tiempo atrás.

El estilo de Sandra. Me ha costado mucho a veces meterme en la historia por la prosa de la autora. Creo que intentó escribir de una manera “poética” y al final sólo consiguió crear expresiones un poco surrealistas y que chocaban un poco con el ritmo de la novela (al menos, eso pienso yo). Por ejemplo, fragmentos como este me dejaban un poco descolocada: “el crisol de su personalidad fuera el potente imán que la atraía hacia su misterioso hechizo”. Pero bueno, las partes “narradas” tan poéticamente podía digerirlas. Lo que me parece que ya fue un poco surrealista es que en una carta ESCRITA por uno de los personajes, pusiera esto: “acuciado por un terrible presentimiento que me consume”. ¿Quién habla así hoy en día?

Los personajes. Me ha costado muchísimo conectar con los personajes. Me resultaba casi imposible imaginármelos en mi mente y no sentía ninguna conexión con ellos. Los únicos momentos en los que sí sentí esa conexión fueron esas escenas en las que “narraba” Erik.

La historia de amor. Como ya dije mientras leía el libro, yo no tengo ningún problema con los flechazos (en contra de la opinión popular). De hecho, yo creo que los flechazos existen, así que no me importa leer sobre ellos en los libros. Ahora bien, que esté bien argumentado, por favor. Me creo que dos personajes se sientan atraídos mutuamente nada más verse; me creo que entre ellos salte una chispa que haga que les dé un vuelco el corazón… lo que no me creo es que, horas después de conocerse, la protagonista AFIRME que su vida no tendría sentido sin él. O sea, no. Eso ya no es creíble.

Christelle. Sé que he dicho antes que me costaba encontrar conexión con los personajes, pero es que la protagonista merece mención aparte. O sea, no sé cuántas veces habré dicho con ironía mientras leía el libro: “Anda, qué lista eres, chiquilla”. Christelle fue un personaje que no me transmitió nada, que no sentí su evolución en realidad durante el libro ni cómo fue evolucionando su amor por Kyriel porque, como ya he dicho antes, el amor creció como una seta en cuanto lo vio (ni atracción, ni nada, AMOR del tirón).

Ahora pasaré a los puntos buenos que le he encontrado al libro:

El final. Sí, tengo que empezar por el final (y con el final me refiero a los hechos que tienen lugar a partir del momento en que sucede algo significativo en la morada del Fantasma), porque me pareció muy bonito. Sobre todo esa frase final con la que Sandra cerró la historia me pareció maravillosa. De 10.

La historia. Aunque he dicho que es una historia MUY previsible, también es verdad que el hecho de que se vea venir todo lo que va a pasar, no quiere decir que la historia en sí sea mala. Es cierto que el factor sorpresa ayuda, pero tampoco es necesario que esté. Y a mí me ha parecido una historia bastante entretenida (sobre todo para aquellos fans de “El fantasma de la ópera”) y bonita.

La introducción de Gastón Leroux como personaje. O sea, ME ENCANTÓ que Sandra introdujese al propio Leroux como un personaje más de la historia. Creo que encontró muy bien el equilibrio entre ficción-leyenda-realidad en esta novela y por ello, le doy otro 10.

Erik. Si bien he dicho que no he sentido nada por los personajes creados por Sandra, también he dicho que las partes “narradas” por Erik sí que me llegaron al corazón. Lo reitero. En mi opinión, Sandra ha plasmado muy bien el personaje de Erik y, como fan de “El fantasma de la ópera”, le doy las gracias.

En fin. Sólo me queda decir que si os gusta la obra de Leroux y queréis pasar un buen rato leyendo acerca del Fantasma de la ópera, le deis una oportunidad al libro. Os hará pasar un rato muy entretenido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s